BLOG PACIENTES
Cover Image for Dolor Crónico y Cannabinoides

Dolor Crónico y Cannabinoides

El dolor crónico se define como aquel dolor que persiste más allá del tiempo de la recuperación de una injuria, o aquel dolor que persiste o recurre más allá de tres meses. Este dolor no cumple una función biológica útil y es una fuente de gran sufrimiento y discapacidad, impactando severamente la calidad de vida de las personas que lo padecen. Este curso crónico del dolor que recurre por meses y años, la mayoría de las veces pasa a ser una condición patológica por sí misma e independiente de la enfermedad o daño tisular primario que lo ocasionó. Esto ha

El dolor crónico se define como aquel dolor que persiste más allá del tiempo de la recuperación de una injuria, o aquel dolor que persiste o recurre más allá de tres meses. Este dolor no cumple una función biológica útil y es una fuente de gran sufrimiento y discapacidad, impactando severamente la calidad de vida de las personas que lo padecen.

Este curso crónico del dolor que recurre por meses y años, la mayoría de las veces pasa a ser una condición patológica por sí misma e independiente de la enfermedad o daño tisular primario que lo ocasionó. Esto ha hecho que los especialistas de dolor han considerado que se reconozca al dolor crónico como una enfermedad por derecho propio.

El dolor crónico es una condición multifactorial que conlleva consecuencias físicas, psicológicas y sociales entre las que tenemos: interferencia en la funcionalidad, trastornos de depresión y ansiedad, trastornos de adaptación, trastornos del sueño, alteración en las relaciones interpersonales, aislamiento, ausentismo laboral, discapacidad e invalidez.
Las opciones terapéuticas podemos dividirlas en no farmacológicas, farmacológicas e intervencionistas. Pueden usarse de manera aislada o en conjunto dependiendo de cada caso, pero se sugiere en principio un manejo multimodal y siempre teniendo en cuenta el balance entre riesgo y beneficio.

Las propiedades analgésicas de los cannabinoides se deben básicamente a la presencia de los receptores cannabinoides CB1 (y en menor cantidad CB2, y TRPV) a nivel del sistema nervioso central y periférico. Un estímulo de dolor llega a través de las vías nerviosas a la médula espinal y desde ahí es transmitido hacía zonas del cerebro relacionadas con el procesamiento del dolor. La activación de receptores cannabinoides presentes tanto en la médula como en el cerebro inhiben la transmisión de estas señales dolorosas. A nivel periférico además de inhibir la transmisión de señales, la activación de CB2 reduce la liberación de mediadores proinflamatorios en el lugar de la lesión. 

Actualizaciones de este artículo:

Noticias y repositorio revisado por médicos y fuentes científicas. Actualizadas respecto a lo último de lo que dice la ciencia.

  • 10 de junio de 2022

¿Te fue útil este artículo?

Poco útil
Muy útil

Comparte esta información

Artículos relacionados

Entérate primero de las novedades sobre tratamientos con cannabinoides

Revisa nuestra política de términos y condiciones y privacidad

¡Gracias por suscribirte!